El emprendedor corporativo

Publicado: mayo 30, 2013 en Economia, Empresa, Entrepreneurship
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Tirando del carro

Últimamente no paramos de leer y escuchar lo importante que son los emprendedores para nuestra sociedad y de cómo serán los que conseguirán sacarnos de esta crisis. Yo estoy muy de acuerdo con esto, aunque bien es cierto que aquellos encargados de la gestión de nuestro país parecen no verlo de la misma manera.

De todos modos, existe otra figura que a mí me parece tan importante como los emprendedores para el devenir de nuestra economía pero de la que, sin embargo, se habla poco: el intraemprendedor.

El intraemprendedor es aquel empleado inquieto y creativo que se cuestiona la forma, el porqué y el cómo hacer las cosas, y que está dispuesto a revolucionar la empresa desde dentro, capitaneando nuevos proyectos con el objetivo de que la empresa cree valor dentro del turbulento entorno que nos rodea.

En una edición de la prestigiosa revista Forbes describen 5 características que identifican a los intraemprendedores:

–          Conocimiento del entorno interno y externo

–          Visionario y dispuesto a desafiar el status quo

–          Diplomático y capaz de liderar equipos multifuncionales

–          Capacidad de construir un equipo profesional sobre el que delegar

–          Perseverancia, incluso ante la incertidumbre

Es una persona que probablemente tendría una empresa si no fuera porque está trabajando en otra en la que logra sentirse identificado.

Me parecen unos perfiles de personas interesantísimos. Logran apasionarse y tomar los proyectos de otros como si fueran suyos propios, encontrando la manera de aportar valor y generar riqueza. Probablemente gracias justamente a que trabajan para otros son capaces de arriesgar más y tener una repercusión que con sus propios medios probablemente no podrían alcanzar, lo que los hace un activo esencial en la estructura empresarial actual.

En mi corta experiencia laboral he tenido la suerte de conocer a unos cuantos, y el aprender de ellos es lo que me da ilusión para muchas veces buscar mi propio camino. No obstante, después de observar cómo se trabaja en diferentes empresas españolas, también he podido ver el otro lado de la moneda. He visto cómo la actitud y cultura del trabajo en este país son un obstáculo para este tipo de personas. Las empresas están diseñadas para que los empleados cumplan un horario y realicen una serie de actividades que les son marcadas. Rara es la empresa que confía en el trabajador y le da libertad para que pueda desarrollarse, innovar y aportar algo de valor a lo que está haciendo. Una de estas empresas “diferentes” sería Google, la cual ofrece un 20% del horario laboral a labores relacionadas con el intraemprendimiento y para que sus trabajadores desarrollen proyectos propios.

Además, nos encontramos también con la cultura del “te lo dije” o “ya sabía que pasaría esto”. Gusta mucho señalar con el dedo a aquellos que lo intentan y por una cosa u otra, no consiguen lograr sus objetivos. La palabra “fracaso” es tabú y una gran losa para aquellos a los que se la achacan. Mientras que en otros lugares ven como una virtud el tener la inquietud de querer cambiar las cosas, la perseverancia de no darse por rendido cuando las cosas no van bien o la experiencia acumulada, aquí se ve como un gran “fracaso”, algo que te va a perseguir toda la vida. Pues bien, yo prefiero ser un “fracasado” si eso quiere decir que estoy intentando cambiar las cosas.

Son los intraemprendedores el motor de este país. Parece que las grandes empresas están dando un paso adelante en este sentido, empresas como Telefónica y Gas Natural están desarrollando iniciativas para fomentar el espíritu emprendedor ofreciendo tiempo de su jornada laboral destinada al desarrollo de este tipo de proyectos, reconocimiento y compensaciones en función del resultado.

También aquellos directivos a menor escala que buscan generar un cambio son los que consiguen, pensando de una manera diferente, hacernos avanzar y poner este país en el mapa. Porque no nos engañemos, tan mal no se harán las cosas cuando tenemos empresas líderes en sectores punteros en innovación como las telecomunicaciones o la energía. Capaces de ser las empresas de referencia en el continente latinoamericano, en el que desde hace mucho tiempo EEUU mira con el rabillo del ojo sin encontrar la manera de posicionarse.

Habrá algo que se hace bien… o al menos se demuestra que hay capacidad y talento, pero hay que tener las ganas de luchar por el cambio y no abandonar aunque otros quieran que se fracase. Y ya lo he dicho antes, pero yo prefiero ser un fracasado si eso quiere decir que lo he intentado. Yo elijo innovar, aportar, cuestionar las cosas. Intentar mejorarlas y sacar lo máximo porque esta es la única manera que conozco de hacer las cosas. En definitiva, prefiero ser un “fracasado” a ser “frustrado” y no haberlo intentado.

Think different

Nuts

comentarios
  1. knowthing dice:

    ¿A quién destacarías como intraemprendedor?¿Hay medidas que se puedan tomar para fomentar este talento?¿En qué sectores se aprovechan más las capacidades de los empleados?

Deja tu Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s