Papá quiero formar una familia…¿me prestas dinero?

Publicado: marzo 21, 2013 en Economia
Etiquetas:, , , , ,

Es con mucho miedo que empiezo a redactar estas líneas; pues con 26 años miro a mi alrededor y sinceramente lo veo oscuro, pero que muy oscuro. Me explico, de entre mis amigos y conocidos hay un porcentaje muy elevado de ellos trabajando de forma precaria, es decir: algunos se encuentran sin contrato, otros en la cuerda floja, otros no quieren terminar esos pocos créditos restantes de la carrera para poder seguir trabajando permanentemente bajo un contrato de prácticas y otros que directamente no tienen trabajo. Los más osados han probado fortuna en tierras lejanas y los más afortunados con trabajos, más o menos fijos, están teniendo unos ingresos cercanos a los mil euros.

Si no recuerdo mal, la gran mayoría de nuestros progenitores se encuentran en franjas de edades que van de los 50 a los 60 años, lo que inevitablemente quiere decir que nos tuvieron cuando más o menos tenían nuestra edad. Y me pregunto…¿cuándo vamos a tener nosotros a nuestros hijos? Porque evidentemente muy pocos podríamos asumir tal carga con nuestras condiciones económico-sociales actuales y lo peor es que no se vislumbran más oportunidades en el corto-medio plazo. Traducido en otras palabras (ver pirámide poblacional española comparativa de los años 2011 y 2021), cada vez la estructura de la pirámide se irá haciendo más y más estrecha en su base.

 

Piramide poblacion 2011 2021

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Ser un país con una estructura demográfica como la observada en el gráfico conlleva muchas consecuencias y casi todas despreciables. Me gustaría focalizarme en la tan reconocida preocupación por la cada vez menor proporción de personas en edad de trabajar en comparación con el número de jubilados. En estos casos, es evidente que la facilidad para financiar las jubilaciones y otros servicios públicos sea una tarea cada vez más ardua para los gobiernos implicados, pero también es una causa para que las personas que empiezan a tener cierta estabilidad en el mercado laboral, piensen más en invertir su dinero en su jubilación que en el propio consumo o la creación de una familia.

Si a esto le sumamos que un país “viejo”, es un país con menos dinamismo y con menos capacidad para innovar, pues es un hecho que las ideas innovadoras acostumbran a ser protagonizadas en edades comprendidas entre 30 y 45 años, nos encontramos en una disyuntiva que, como mínimo, resulta preocupante.

Así pues, difícilmente conseguiremos reactivar nuestra economía si no conseguimos reactivar el consumo interno y más difícil, aún, será reactivar nuestra tasa de natalidad si no conseguimos salir de esta espiral. Por lo tanto, y como ya apuntábamos en anteriores posts, algo tiene que cambiar…¿te atreves a decir qué?

DVM 

comentarios
  1. knowthing dice:

    ¿Piensas qué el futuro de los jóvenes está en peligro? ¿Cuándo podrán formar una familia y cómo? ¿Somos conscientes del peligro que conlleva una sociedad con una pirámide poblacional tan desestructurada como la actual? Papá eres mi salvación!

Deja tu Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s