Emigración de jóvenes españoles, aquella oportunidad que esconde incertidumbres

Publicado: septiembre 23, 2012 en Economia, Empresa, Sociedad
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

Crisis económica, 53% de paro, la tasa de abandono de la universidad más alta de europa, fuga de talentos, oportunidades en el exterior, experiencias que combinan ámbitos personales y profesionales, …

Mi compañero Nuts, desde su característico optimismo, intentando encontrar siempre ese punto positivo en las cosas, presenta una fotografía muy adecuada a la realidad, sin duda alguna, donde, si queremos, la actual situación se nos presenta como una oportunidad para evolucionar como profesionales y también como personas. Sin embargo, a mi parecer, esta fotografía acaba siendo parcial, pues deberíamos definir esta situación en un marco mucho más global, y sin duda, temporal.

Nuts habla de licenciados que se marchan a trabajar en otros países, con previo contrato, y con unas garantías de trabajo/calidad de vida. Sin embargo, quizá estemos olvidando aquel grupo de jóvenes, también licenciados, que se lanzan a una experiencia internacional sin un trabajo establecido (la mayoría), y que acaban realizando trabajos que en su país nunca hubieran aceptado o que, simplemente, deben volver a casa después de un tiempo ya que esa oportunidad se ha desvanecido.

Hablemos primero de ese grupo de licenciados con trabajo fijo y establecidos en el extranjero, que se fueron buscando aquella oportunidad para poderse desarrollar ya que no la encontraban en España.

Este grupo de jóvenes, que con gran ímpetu se incorporan en el mercado laboral extranjero, son lo que en un pasado no muy lejano se llamó “el futuro de nuestro país”: jóvenes inteligentes, con inquietudes, con ganas de trabajar y aprender, con capacidades para desarrollarse en cualquier entorno, y probablemente, con un futuro profesional bastante prometedor.

Esta “fuga de talentos” supone una pérdida en la inversión que el estado realizó en ellos, y de la cual, esperaba un retorno en forma de puestos de trabajo, consumo e impuestos (lo que se desaparece  al estar viviendo fuera). No hay que ser un gran economista para saber que si inviertes en unos activos que al final no dan rendimiento, se acabará por dejar de invertir.

Y eso es lo que está pasando actualmente. Con el entorno de crisis económica que nos rodea, se reducen las inversiones en educación y, también, en la formación y facilitación de emprendedores.

Algunos dirán, “bueno, pero estos jóvenes volverán algún día, y todo el bagaje que lleven consigo ayudará a crecer al país otra vez”. Permítanme una pequeña reflexión, muy general, pero que creo que es la primera respuesta a esa afirmación:

Cuando un joven se va a trabajar a otro país, con un buen puesto de trabajo, un buen salario, posibilidades de crecimiento a nivel profesional, y con un crecimiento personal aún mayor, es más que probable que no vuelva ya que acaba creando una nueva vida allí.

Realmente creemos que la gran mayoría de esos jóvenes, después de 5-10 años volverían a España, donde las condiciones con las que se van a  encontrar serán inferiores a las que vivirán en ese momento (sueldo inferior, posibilidades profesionales escasas, mercado con poca rotación, establecer una nueva vida y dejar la anterior, …).

Podemos llegar a pensar que la mayoría de estos jóvenes estaría dispuesta a volver, cuando la esperanza del futuro empleo en España parece residir en los macrocomplejos hoteleros como Eurovegas o Barcelona Word?

Por otra parte tenemos a aquellos jóvenes que se lanzan a la aventura, sin un trabajo establecido, con la ilusión de poder encontrar un trabajo que no pudieron encontrar en España.

Todos hemos leído los últimos artículos en diferentes periódicos donde se nos habla de la masiva emigración de españoles a países como Alemania, Suiza o Reino Unido. De lo que quizá no seamos conscientes es del tipo de trabajo que esta emigración realiza en estos países.

Existen agencias que ofrecen trabajo y alojamiento en Londres y alrededores, ofreciendo lo que ellos          llaman “buenas oportunidades”. Sin embargo, cuando estos jóvenes llegan allí, se encuentran viviendo en cubículos en las afueras de la ciudad, y limpiando baños en cadenas de comida rápida (MC Donald’s, Bruguer King, Pret a Manger, Eat, …). Hoy en día se llama a los españoles los “nuevos polacos”, ya que este tipo de emigración laboral se produjo también a partir del 2004 con la entrada en la Unión Europea de este país.

Incluso la consejería de empleo y Seguridad social Española he creado este documento para ayudar a los españoles que se mudan a Londres.

Con este panorama, muchos jóvenes vuelven a sus casas después de unos meses, o quizá un par de años. Después de esta experiencia personal, su bagaje consiste en una más que probable maduración personal, además de un par de años de experiencia en el mundo de la hostelería.

Ahora bien, podríamos afirmar que estos jóvenes han conseguido hacerse con esa oportunidad que parecía ofrecerles una nueva vida laboral en el extranjero?

Es por ello, analizando estos dos tipos de grupos de jóvenes, que considera que la vuelta a casa, para los nuevos emigrantes españoles, será cada vez más difícil, o menos idílica de lo que muchos podrían llegar a pensar.

Una vez dicho esto, y habiendo presentado la situación desde su vertiente más cruda quizás, si bien no por ello menos realista, permitirme que afirme que yo volveré a casa cuando haya satisfecho esa oportunidad que se me brindó en su momento.

Lo sé, parecerá contradictorio que después de una disertación como esta, hablando de los males que tiene la emigración de jóvenes, pueda ir en contra de mi propia afirmación que para los jóvenes se hará cada vez más difícil volver a casa.

Sin embargo, yo creo que esa inversión que hizo mi país en mi, debe ser correspondida, y está en nuestro deber ayudar a desarrollar a nuestro país, ayudar a que las futuras generaciones tengan mayores y mejores oportunidades, que las que hoy en día se brindan a los jóvenes, con dos carreras, un máster, pero por encima de todo, en paro. O quizá sea, por que como dice LLuis Llach, estoy “malalt d’amor pel meu país”.

L’emigrant

Deja tu Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s