¿La meritocracia entiende de edades?

Publicado: septiembre 3, 2012 en Empresa
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Meritocracia, del latín mereo, merecer. Que buena palabra y qué difícil es poder contextualizarla. De entre los infinitos ámbitos que puede ser aplicada (personal, familiar, económica… ) nos centraremos en el ámbito laboral – profesional. Para ello, brevemente nos remontamos a unos años atrás.

Los que integramos KNOWTHING, tenemos un hecho en común. Todos hemos estudiado en la misma universidad, la misma carrera, la misma promoción y hemos compartido largas horas de estudio, entre otras actividades varias. Somos jóvenes, sí, todos nosotros. Analicemos el significado de ser joven.

Ser joven significa tener menor experiencia, pero a la vez más ganas por tenerla. Ser jóvenes significa no haber perdido aún la inocencia de pensar que las cosas se pueden hacer mejor. Ser jóvenes, para mí, significa creer en unos valores que deben llevarte al éxito personal y profesional, entre estos valores la meritocracia.

Abro el periódico, veo las caras visibles que aparecen. Llego al trabajo, me reúno con responsables. Se toman decisiones, las acato y las aplico, aún a sabiendas que no comulgo con todas ellas. Ocho de la tarde, creo en un mundo mejor, en una empresa mejor, en una manera de hacer las cosas mejor, opino, propongo, pregunto. Tengo 26 años. Se acaba la discusión, demasiado inocente. Son las nueve, llego a casa, comento con mi pareja el día y tras una pregunta, el silencio. ¿Qué debo hacer para crecer personal y profesionalmente?

Supuestamente, debemos ser los jóvenes los que cambiemos el presente por un futuro, ya no mejor, sino diferente. No obstante, vivimos en un entorno donde impera el seniority por encima de valores como el esfuerzo y la meritocracia, un entorno en el que conseguir la cúspide de la pirámide de Maslow es la contraposición de los valores con la realidad cotidiana. ¿Cuál es el rol de los jóvenes en una empresa, y en la sociedad? ¿Cómo crecer aportando, debemos esperar?

Hasta aquí, dejo el hilo abierto para que alguno de mis compañeros escriba un siguiente post pudiendo dar respuesta a algunas de las preguntas…

comentarios
  1. Anónimo dice:

    Meritocracia … gran palabra que me enseñó una gran persona.

  2. Marieta dice:

    Creo que precisamente por ser jóvenes tenemos: mucho de ansiosos, mucho de inquietos, mucho de innovadores, “mucho” de ganas de comernos el mundo.

    NO obstante tenemos menos de templanza y paciencia, aptitudes que creo que son al menos tan importantes como las otras. Lo queremos todo y lo queremos YA.

    Quiero para todos y para mi misma, no perder esas ganas de MÁS pero sin perder de vista que aunque hay momentos en los que no podamos o sepamos verlo, los tiempos de espera pueden enseñarnos más de lo que creemos.

    Si nos mantenemos frescos optimistas fuertes y constantes, los méritos llegarán y con ellos la oportunidad de cambiar las cosas a “diferente”.

  3. Jorge Grosse dice:

    Hola,

    Te haces una pregunta ¿qué debo hacer para crecer personal y profesionalmente? Creo que lo primero incluye a lo segundo pero por lo que se desprende de tu artículo te estás refiriendo más a lo profesional y a eso me voy a referir.

    Llevo más de 35 años trabajando y lo he hecho en América, Europa y Asia. No he trabajado ni para grandes multinacionales ni para empresas que cotizan en Bolsa y creo que he sido afortunado pues luego de la típica formación en auditoría he trabajado diez años en una empresa , dieciséis en otra y seis en mi actual empresa.

    Te paso algunas ideas en las que el orden, con excepción de la primera, no implica mayor o menor importancia.

    Lo primero es encontrar un trabajo que te apasione. Como dijo alguien, si lo encuentras no sentirás que trabajas más en tu vida.

    Lo segundo es una empresa que tenga su equipo humano muy ajustado, pues es ahí donde se encuentran las oportunidades.

    Lo tercero un jefe seguro de sí mismo, que no le importe dejar que la gente crezca. Pero no olvides nunca la primera ley del poder en las empresas: “Never Outshine Your Master”

    Lo cuarto no tener miedo a los desafíos, salir al exterior, liderar un proyecto con visibilidad…

    Lo quinto es tener resistencia a frases como no se puede, siempre se hizo así…. Con paciencia y aguante se logran muchas cosas.

    Lo sexto comunicar, comunicar y comunicar lo que uno está haciendo y lo que puede hacer

    Lo séptimo que lo de la inteligencia emocional no es un cliché sino que tiene mucha importancia en determinar nuestro presente y futuro.

    Con 26 años y saliendo de una buena escuela ya tienes la gran mayoría de las herramientas del management y siempre te irás reciclando adquiriendo otras. Por lo tanto en ese sentido, básicamente el racional ya estás equipado casi al 100%.

    Donde tienes que aprender y posiblemente salgas de cero en una nueva organización es en los otros dos sentidos que forman la trilogía para la toma de decisiones, el político y el burocrático. El político es saber quién cuenta, que intereses hay, quién toma las decisiones…El burocrático son las estructuras, los sistemas, los procesos que aunque creados por personas tienen vida propia.

    Habiendo tenido una organización a cargo con 25 años, habiendo enviado a China a liderar un proyecto clave a alguien de la misma edad o teniendo a uno de los últimos fichajes, que comenzó como becaria hace poco más de un año, como project manager de la tienda online de mi empresa, te digo que siempre ha sido y es posible ser joven y tener responsabilidades.

    Adelante, el futuro empieza hoy!

Deja tu Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s